Villanos del cine, los más amados y temidos

Jan Martín, director graduado del Centro de Estudios Cinematográficos de Cataluña, nos presenta el libro “Los malos del cine”, publicado por la editorial Océano Ámbar, en el que se nos explica el pasado, la evolución y el impacto de los grandes villanos del séptimo arte.

Julio Alcalá

Redacción El Mangazo Web|  Todos aprecian a un héroe, aunque también son muchos los que aman a un buen villano. No es de extrañarse que la audiencia sienta atracción por los personajes antagónicos de una película. Después de todo, sus historias suele ser creíbles y, en ocasiones, hacen que nos cuestionemos nuestros propios ideales. Se dice que algunos odian un “Superman”, apodo que se utiliza en las industrias para referirse a aquellos individuos perfectos; en cambio, el público puede identificarse con los errores y la imperfección del lado oscuro.

A través de los años, las películas nos han entregado un inmenso grupo de villanos memorables: unos graciosos, otros carismáticos, algunos temibles y muchos con trastornos inimaginables. En esta oportunidad, hacemos un recorrido por varios iconos que representaron la maldad en el séptimo arte.

“Nos gusta aparentar que somos buena gente. Como Norman Bates cuando, dominado por la personalidad de su difunta madre, afirma que es incapaz de matar a una mosca”, Jan Martín. Fotografía referencial.

El Capitán Vidal

Cuando pensamos en altos mandos militares del cine, no podemos apartar la mirada de aquellos que han sido los villanos de la historia; siendo uno de esos casos el Capitán Vidal, el antagonista de la película “El laberinto del fauno” de 2006.

La principal misión de Vidal es acabar con la resistencia republicana que permanece escondida en los bosques. Para lograr su objetivo, usa todos los métodos que sean posibles, incluso, si se tratan de decisiones sádicas u horribles.

“La guerra terminó y ganamos nosotros, y si para que nos enteremos todos hay que matar a esos hijos de puta, pues los matamos y ya está”, sentenció. Fotografía: referencial.

A lo largo de la cinta, demuestra ser un hombre soberbio y orgulloso al que todo el mundo debe mostrarle respeto, de lo contrario, tendrán que pagar las consecuencias.

Alex de Large

Una de los filmes más controversiales es “La naranja mecánica” de Stanley Kubrick, basado en el libro de Anthony Burgess. Tal vez sea por su alto contenido de violencia o uno de sus protagonistas: Alex de Lange.

“Cuidado, ten cuidadito si seguir viviendo quieres en esta tierra”. Fotografía: referencial.

Su apariencia es inconfundible: traje blanco, tirantes negros, botas, sombrero de copa, ojos intensamente azules y pestañas oscuras y alargadas. Alex maneja una filosofía extraña junto a sus tres maníacos amigos. Entre todos, pueden violar a unas personas, irrumpir en una casa o patear a un simple vagabundo.

El personaje interpretado por Malcom McDowell, demuestra estar trastornado y ser un chico capaz de convencer a otros para que sigan sus pasos, una característica digna de un buen villano.

HAL 9000

El séptimo arte es capaz de mostrarnos a todo tipo de malvados, incluso, si se trata una computadora que se sale de control, sembrando el terror en los humanos. Esa es la primicia del villano de la cinta “2001: una odisea en el espacio” de Kubrick y que está basada en la novela de Arthur. C. Clarke.

“Ya sé que últimamente he tomado unas decisiones equivocadas. Pero puedo asegurarle que mi trabajo volverá a la normalidad”. Fotografía: referencial

HAL es solamente un punto rojo que se encarga de mantener a salvo a las tripulaciones de diferentes naves espaciales, pertenecientes a un proyecto de los humanos. Sin embargo, tiene más secretos de lo esperado. Con el transcurso de los minutos, se revela que es una máquina inteligente, con la capacidad de matar a quien se interfiera en sus planes.

Luego nos comenzamos a preguntar si este robot también tendrá la capacidad de sentir como las personas. Al finalizar la cinta, Kubrick nos demuestra que sí y, básicamente, nos dice que nuestras creaciones podrían destruirnos. A pesar de ser un procesador de algoritmos, tendrá vida inteligente y puede sentir miedo.

Baby Jane

La maldad no corre solamente por la sangre de los hombres, porque las mujeres también han sido parte de este extenso mundo de villanos. En la película de 1962 “¿Qué fue de Baby Jane?” de Robert Aldrich, se nos expone una fémina que odia y siente repudio hacia su hermana. Ella es Baby Jane, una señora de ojos grandes, labios mal pintados, cara pálida y un peinado añejo.

Baby Jane tiene las sustancias que se encierran dentro de un villano: celos, trastornos, sed de venganza y mucho más. Fotografía: referencial.

Siente envidia de su hermana, una inocente mujer que triunfó en el estrellato, algo que ella no pudo lograr. En los años 60, esta villana causó un enorme impacto en la gran pantalla, porque nunca antes se había visto a este tipo de personajes en una película de Hollywood, lo que marcó un antes y un después en la historia del cine.

Importancia de los villanos

Un mundo en donde el bien reina, no se asemeja a nuestra realidad. El mundo del cine es una ventana a la realidad, muestra cotidianidad de una manera diferente. Por eso, imaginar un relato sin un villano es difícil. La representación del mal es necesaria, porque demuestra hasta dónde es capaz de llegar.

El Mangazo Web

Un espacio de lucidez para contrarrestar la incertidumbre, anudados al nuevo periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *