¿La caída del Padrino?

En cuantos a estereotipos, Ramírez, Del Pino y Martínez, parecen protagonizar aquella inolvidable película americana del lejano oeste titulada: El bueno, el malo y el feo, aunque considerando los arquetipos de la personalidad, la posición del otrora presidente de Petróleos de Venezuela, no es otro que el del Padrino.

A efectos del escándalo vociferado como producto de una “ardua investigación” hecha por el Ministerio Público, el Fiscal General de la República Tarek William Saab, sacó al tendedero los trapitos sucios del heroico Rafael Ramírez, que luego de su soberbia manifestada en un tuit dirigido hacía la cúpula roja, con énfasis en la incorruptible constituyentista Iris Varela; tuvo que guardar silencio ante la hegemonía oficialista, -ya que el dinero peculado de Pdvsa de seguro no le alcanzó para guardarlo- quienes hoy a vozpópuli escenifican darle hasta con el tobo al hijo pródigo de Chávez.

Luego de su renuncia al cargo de diplomático en la ONU, los peculiares amigos de El Chiguire Bipolar decidieron promocionar un GoFundMe para que Ramírez pueda regresar a Venezuela.

GoFundMe: Corporación situada en San Diego California que funciona como recaudadora de dinero, ya sea para eventos de caridad o para producir películas. De lo que se trata es de que cientos de personas apoyen con capital a un usuario.

La humildad le caló hasta los tuétanos del otrora caporegime (capitán o jefe de banda) de la revolución y hombre “intocable” de los verdugos del presente, tras declarar que no poseía sustento económico suficiente para vivir en la nación estadounidense; quizás sus aspiraciones sean muy elevadas o tan sólo se trate de un simple ardid, aunque su hermano Fidel Ramírez Carreño, -fundador y principal accionista de Roraima SAL, una compañía offshore formalizada en julio de 2014 en Líbano- puede echarle la ayudita que necesitó María Bolívar para llegar a Miraflores, en condescendencia para con Rafael que le ayudó a calar el puesto de director general de Servicios de Salud y Asistencia de Pdvsa en 2012, sumándolo a su íntimo entorno al lado de su primo Diego Salazar, y su cuñado, Baldo Sansó; demostrando que como jefe y líder no podía dejar que se apagaran los deseos de la Familia.

Nuestros lectores inteligentes se preguntarán: ¿Lucha o supervivencia? ¿Se quedó Ramírez sin consejero o el primer Vicepresidente del Psuv le relevó el título? Algunos feligreses se limitarán a decir: ¡Sólo Dios sabe! Mientras que los más suspicaces ahondarán en el asunto, para identificar de dónde proviene la humarada que sesgó el panorama venezolano, como consecuencias del nacionalismo petrolero afectado por las sanguijuelas que hicieron fortuna en la filial con el dinero proveniente de la República.

“No he hecho nada malo. Confió en que a mí no me van a hacer nada”, dijo Del Pino cuando le advirtieron que se fuera antes de que lo ahogara el río revuelto en que pesca el Fiscal General. Éste es el vivo ejemplo del refrán: Guerra avisada no mata soldado, y si lo mata por descuidado. A consideración, Will Rangel aprovechó de apoyar la causa del mandatario Nacional, quien va por la reelección para seguir acariciando el claustro de Miraflores.

Indiscutiblemente, un trabuco explotó a Pdvsa y ahora seguirán los de las filas castrense, que con el amor y la lealtad a Bolívar de seguro pactarán con algún Santander para derramar la sangre de Sucre, debido a que militar sólo piensa en cumplir su misión a toda costa, el objetivo es uno sólo: ¡Carpe diem! Como aquella afirmación romana que sutilmente significa: Aprovecha el momento, antes de que las mafias ocultas terminen por apostar a la caída de algún que otro caporegime del Padrino, ¿ahora quién le pone el cascabel al gato? Cuando el escenario político se debate entre un gobierno sin oposición que decide reinventárselas para –así le toque tumbar o señalar a los suyos aunque sea por encimita- la consolidación del poder, porque sin duda alguna, no hay nada más peligroso que un estúpido con poder.

El Mangazo Web

Un espacio de lucidez para contrarrestar la incertidumbre, anudados al nuevo periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *