Filosofía para cuerdos

Muchas veces hablar de estos temas, causa cierto aire de aburrimiento o pesadez, debido a que se presenta de manera muy compleja y confusa. Otra falsa creencia, hace referencia a que es una materia reservada a intelectuales y académicos, o para aquellos a los que les falta una tuerca en la cabeza. No obstante, el filosofar, no hace referencia sino, al mero hecho de vivir.

Carlos A. Rodríguez

Redacción El Mangazo Web| Para poder hablar de filosofía, antes debemos entender un poco del significado de esta palabra; proveniente del griego philos (amor) y sophia (sabiduría), queda como resultado final; “amor a la sabiduría”. Esto nos da a entender que la motivación de dicha área es la pasión hacia el saber, el entender el porqué de determinado evento, con el objetivo de ser aplicado e integrar la vida cotidiana de quien busca dicho entendimiento. 

En síntesis, la filosofía puede entenderse como el conjunto de aprendizajes mediante el cual, se da sentido al estilo de vida, profesión o afición que se practica, y que determina el accionar de la persona. Siempre se ha tenido la falsa creencia de que para entender este tema o ser filosofo, debe estarse un poco tocado del coco. Sin embargo, todo lo contrario, el filósofo es quien acude a la cordura, para entender la razón y el porqué de los fenómenos y sucesos que lo rodean, así, como entenderse a él mismo.

Filosofía para cuerdos

Sócrates,  quien se considera una de las figuras más sobresalientes y reconocidas de la filosofía griega. Por ejemplo; aplicaba en su estilo de vida, o “filosofía de vida”, básicamente la búsqueda de la verdad, de la virtud, del bien máximo, a través del ejercicio de la razón.

Siempre sin ánimos de quitársela a los otros, sino de encontrarla juntos a través del debate de la ideas, ya que consideraba que nadie, incluyéndose, era dueño, del conocimiento absoluto, por eso sus valores se basaban en el reconocimiento del otro, evitando caer así en el prejuicio. Consideraba que realmente la maldad era sólo la expresión de la ignorancia, el desconocimiento. Mientras que el saber representa al bien, ya que cuando se comprende la naturaleza de las cosas y sus causas, se disminuye así la posibilidad de equivocarse o dejarse llevar por ellas.

Cosa que a nadie agrada, es el hecho de saberse equivocado, el no tener la razón o no saber cuál es el camino indicado a seguir, el creerse extraviado. Es un impulso que obedece a una condición evolutiva, si se quiere ver así. Sin embargo, cual fuere su causa; es un hecho que somos animales (dotados de un nivel de inteligencia “superior”) que no por ello, nos aleja de nuestra condición y necesidad, sin que suene tan odioso, de ser domesticados o en el mejor de los casos auto-domesticarnos.

Eso es justamente lo que persigue la filosofía, el pulir las habilidades, perfeccionar aquello que desagrada en cada uno, y llevarlo a la excelencia, siempre a través del ejercicio de la razón, viendo hacia el pasado pero sin intención de copiarlo por completo, sólo para extraer lo bueno y mejorarlo, para recordar de dónde venimos y aún más, a dónde no queremos volver.

Pero no sólo al ejercicio de respirar, sin también, vivir para conocer, aprender, para poder lograr obtener ese algo que haga falta en nuestro ser, que oriente el mejor camino, o sendero que debemos seguir, para conocer el valor autentico, de la amistad, el verdadero amor, la sensibilidad de saber distinguir entre la verdadera justicia y el vil engaño.

Es así como la filosofía, se resume en la metáfora de una brújula que nos dará el norte, cuando no hallemos perdidos en los caminos del destino, para entender, que realmente este no está escrito, y que justo por ello es deber de todos, el escribir uno bueno.

Filosofía para cuerdos

Aquí dejó está reflexión para hacer pensar al lector. La filosofía para cuerdos, es la misma que para los que han perdido la cabeza, se basa sólo en esforzarse y educarse para poder hallar la mejor forma de alcanzar las metas, el poder ser feliz y hacer de la experiencia de existir lo más agradable posible, tanto para sí, como para el resto con quien se comparte.

Así que si alguna vez se ha preguntado, ¿por qué está aquí? o ¿qué lo llevó a donde está en este momento?, ¿qué puedo hacer para mejorar esto o cambiar aquello en mi vida? Debo informarle, que usted sin haberlo notado, estuvo ejerciendo su cordura o cayendo en la locura, como lo vea, estuvo filosofando.

El Mangazo Web

Un espacio de lucidez para contrarrestar la incertidumbre, anudados al nuevo periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *