Crónica de mi pueblo

Mucho se ha especulado hasta ahora sobre la Fundación de Tinaquillo
Mapa de la localidad. Edición: El Mangazo Web

Apuntes sobre el primer poblamiento europeo en tierras de Tinaquillo

José Argenis Agliero A.

Mucho se ha especulado hasta ahora sobre la Fundación de Tinaquillo, sin llegar a precisar los verdaderos orígenes de nuestra querida ciudad, ya que al parecer ha faltado un poco de entusiasmo y dedicación para llegar al fondo de tan interesante asunto a través de una investigación profunda y seria, que permita desentrañar la incógnita de nuestros orígenes como pueblo, el cual como se sabe, no posee un acta de fundación pues al parecer surgió por formación espontánea.

Algunos estudiosos en la materia han citado fechas al respecto, ubicándolas alrededor de la segunda mitad del siglo XVII, valiéndose de elementos probatorios inútiles que carecen de fuerza, sin profundizar en la búsqueda de la verdad histórica.

Particularmente he hecho algunas investigaciones sobre aspectos relacionados con tan interesantes temas. En tal sentido revisado varios documentos que pueden contribuirá despejar muchas de las dudas planteadas y, por ende, nos llevarán a aclarar el oscuro panorama planteado hasta ahora.

De acuerdo al análisis de estos documentos, el primer contacto europeo con las tierras donde actualmente se ubica la población de Tinaquillo, ocurre en la primera mitad del siglo XVII, cuando dos conquistadores españoles pisan por primera vez este suelo y demuestran gran interés en iniciar su rápido poblamiento. Estos conquistadores pese a no llegar juntos, en una misma expedición, lo hicieron en el mismo año y en la misma época del año. Ellos fueron los españoles Don Pedro Sevilla y Don Antonio Luis Reyes, quienes estuvieron por estos lugares entre los meses de febrero y marzo del año 1629.

Mucho se ha especulado hasta ahora sobre la Fundación de Tinaquillo
Ilustración del Río Chirgua en la región. Edición: El Mangazo Web.

Ambos expedicionarios solicitaron estas tierras ante el Gobernado y Capitán General de Venezuela, Don Juan de Meneses, el cual tenía su asiento oficial en la ciudad de Nuestra Señora de la Victoria del Padro del Talevera de Nirgua. Este representante del Rey, luego de enviar una comisión para cada una de las solicitudes presentadas, acordó en nombre de su Majestad concedería las tierras de esta zona a los conquistadores mencionados, de acuerdo a su consideración.

En virtud de ello se le otorgó a Don Pedro Sevilla el área comprendida entre el cerro de Tetas, Casupo y el Río Tirgua; mientras que Don Antonio Luis Reyes se le adjudicó el espacio geográfico que comprende las sabanas de Taguanes limitadas por los ríos Chirgua y Tirgua, es decir, que allí se engloba el área donde actualmente está asentado Tinaquillo.

Nuestro interés se centra entonces en esa última concesión, ya que es allí donde es posible ubicar la génesis de nuestro querido pueblo.

Antonio Luis Reyes solicitó ante Don Juan de Méneses la concesión de las tierras comprendidas entre los ríos Chirgua, Tirgua, La Boca de Casupo, el cerro de Tetas, el cerro de Papelón y el Boquerón de Chirgua, con la finalidad de establecer “dos sitos para sus hatos de cría de ganado, de 16 fanegadas cada uno, en la sabana de los Taguanes”.

El 10 de febrero de 1630, Don Juan de Meneses comisionó al Capitán Juan Tomé de la Gala y al escribano público del Cabildo de Nirgua, Don Mauricio Fernández, para realizar la visita e inspección de las tierras objeto de la solicitud y verificar  si éstas se hallaban “baldías y realengas y no se le causaría perjuicios a los naturales”. Dos días después, la citaba comisión regreso a Nirgua y dio el visto bueno a la solicitud hecha por Antonio Luis Reyes; acto seguido el Gobernador Don Juan de Meneses en nombre del Rey de España le concede el 15 de febrero de 1630 las tierras solicitadas.

Mucho se ha especulado hasta ahora sobre la Fundación de Tinaquillo
Ilustración del Cerro de Tetas ubicado en la región. Edición: El Mangazo Web.

A continuación les presento parte de la transcripción original de la solicitud hecha por el Conquistador y la aprobación que le dieran el Gobernador y Capitán General de Venezuela.

“…dos sitios de hatos hacia las sabanas llaman de Los Taguanes para mis ganados, el uno de la banda de Chirgua, de la banda de acá en esta jurisdicción con diez y seis fanegadas de tierras en sus vegas de dicho río para la servidumbre de dicho hato de la otra banda del Río Tirgua en la parte más cómodas para ellos con diez y seis fanegadas de tierra de labor en el dicho río de Tirgua, como vamos de esta ciudad por la Palomera de la obra banda hacia los llanos desde las faldas de las serranías de Nirgua, lindando con las tierras que allí tiene Don Lorenzo Martínez de Villegas y Don Fernando e Ynojosa de aquellas, que no se han concedido a nadie por cuanto todas las dichas tierras que pido son despobladas, baldías y realengas y competentes a esta jurisdicción y para más verificación mandará a usted despacharme mandamiento de informe a las personas que fuere servido para que vean lo bien pedido lo cual mediante usted pido y suplico sea servido de mandar y admitirme en la tal vecindad y concederme las tierras que señalo y una casa de las vacías que usted tiene hecha en su solar para mi vivienda contando por el informe mandarme usted a despechar títulos de las dichas tierras en data general en nombre de su majestad que con ello recibiré gran bien y merced que pido justicia mediante y para lo necesario (…) Antonio Luis”.

“El Señor Don Juan de Meneses Caballero de la Orden de Santiago del Consejo de Guerra de su majestad en los estados de Plandes su Gobernador y Capitán general de esta provincia de Venezuela, habiendo visto pedido por Antonio Luis y por una petición porque tiene presentada en razón de que le conceden las tierras de labor y pasto en ella contenidas que caen en términos de esta ciudad y el mandamiento de diligencias despachado para que el Capitán Juan Tomé de la Gala y Mauricio Fernández informe si era de inconveniente el concederlas o si sería de perjuicio a los naturales o a otro algún tercero y visto el informe fecha por los susodichos, dijo que concedía y concedió en dala general las tierras solicitadas”.

Si analizamos con objetividad el contenido de estos documentos, podemos llegar a la conclusión que el primer poblamiento humano europeo en tierras de Tinaquillo tiene lugar a mediado del año 1630 cuando este Conquistador español de nombre Antonio Luis Reyes estableció sus dos hatos de cría de ganado en las sabanas de Taguanes, lo cual como lógico suponer implicó la construcción de viviendas para consolidar el asentamiento del grupo colonizador (español) y su respectivas duración de mano de obra esclava (negro e indios), comenzando así el establecimiento de dos pequeños núcleos humanos en la zona.

Estos seguramente fueron creciendo hasta constituir un conglomerado mayor, que posteriormente escogió como sitio ideal para sus asentamientos definitivos los márgenes de río de Tinaquillo. 

Como se comprenderá, existe un distancia temporal demasiado amplia entre la fecha comúnmente manejada sobre el nacimiento de Tinaquillo (1760-1770) y el primer poblamiento real y efectivo en 1630, es decir casi un siglo y medio, entre una y otra fecha. Ellos nos lleva a inferir que sin lugar a dudas Tinaquillo debió surgir como centro poblado mucho antes de lo que hasta ahora se ha creído, pudiendo tal hecho ocurrido en el espacio de tiempo comprendido entra las últimas dos décadas del siglo XVIII (1680 y 1730), período que luce ideal y lógico para tal acontecimiento si tomamos en consideración los siguientes aspectos:

Habría transcurrido más de medio siglo desde el primer asentamiento europeo en estas tierras, llevado a cabo por Antonio Luis Reyes en 1630. El período mencionado se remonta un poco más de medio siglo atrás con relación a la fecha comúnmente manejada (1760-70).

Mucho se ha especulado hasta ahora sobre la Fundación de Tinaquillo
Ilustración del Río Tirgua en la localidad. Edición: El Mangazo Web.

Es precisamente en el período comprendido entre 1680 y 1730. Cuando tiene lugar la gran avanzada española de colonización en las tierras del actual estado Cojedes, apoyadas en la penetración evangelizadora de los misiones Capuchinos, elementos fundamentales en la fundación de los pueblos de este territorio.     

Resulta demasiado difícil creer que un espacio geográfico tan atractivo para las actividades agrícolas de la colonización como son las sabanas de Taguanes pudieran permanecer ignoradas y olvidadas ante los ojos de los españoles hasta las últimas décadas del siglo XVIII, cuando ya casi todo el territorio del estado Cojedes habían sigo pobladas y la mayoría de los pueblos existentes hay habían sido fundados.

No es lógico suponer que los colonizadores españoles a quienes les fueron concedidas estas tierras en el año 1630 dejaran transcurrir casi siglo y medio para constituir un centro poblado en la zona concedida, cuando es de fácil conocimiento para los historiadores, que el objetivo fundamental de la penetración española en las tierras conquistadas era su poblamiento y colonización para lograr así su inmediata explotación.

Para concluir con este interesante punto que estoy seguro despertará interés en los lectores de esta prestigiosa revista, quiero señalar que los soportes documentales para este artículo se encuentra en los archivos del Registro Principal de la ciudad de San Carlos, en la sección de expedientes civiles, localizado en los siguientes expedientes: Exp N43 de 1826; Exp N 18 de 1836; Exp N 13 de 1844; Exp N 33 de 1843-44; y Exp N 77 del año 1857. Todos estos documentos están relacionados con los reclamos de tierras hechos sobre esta zona por los Escobares y Sevillas (descendientes de los conquistadores mencionados), a través de su apoderado legal General José Laurencio Silva. Igualmente cabe acotar que dichos documentos son copias fiel de los originales que para esa época se encontraban en la cuidad de Nirgua.

El Mangazo Web

Un espacio de lucidez para contrarrestar la incertidumbre, anudados al nuevo periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *